viernes, 31 de agosto de 2012

DelPozo de Dior

En España no había tradición de que un diseñador consgrado aceptase el puesto de director creativo en una marca cuyo diseñador había fallecido.
No sabemos si el caso de Font en DelPozo (ahora ya sin Jesús en todos los sentidos) será una curiosidad histórica o la vanguardia de algo que por estos lares no se estilaba pero que en realidad es la forma lógica de continuar con un negocio que funciona.

 

Lo que sí podemos asegurar que los archivos de la casa han contado poco. El primer desfile de Josep Font es muy coherente con el trabajo que realizó bajo su nombre, lo que se agradece y mucho porque es sin duda uno de los (pocos) grandes que hay en España y bebe del archivo más analizado, visto y reinterpretado de la historia, ese que hace tan solo dos meses nos preguntábamos como lo reflejaría Raf Simons en su primera colección para Dior. Font explora esa ruta, la de las chaquetas Bar, los vestidos de gasa ultrafemeninos,  o la de los vestidos de novia que se inspiran en los años 50 y a la vez son tan actuales.

En una semana de la moda como la española, en la que acostumbramos a ver refritos de colecciones que ya están quemadas por las tiendas "low cost" es un lujo encontrar a alguien que sabe ver por donde van los tiros. Aunque estos tiros puede que no tengan demasiado mercado en España.


4 comentarios:

Lady K. dijo...

Yo quiero creer que sí lo tendrán, y lamento que no sea de mi saca, ya me gustaría a mí!!!!!!!

paqo dijo...

Estoy de acuerdo con el post. Desde el principio se vió la mano y la cabeza creativa de Josep Font. Creo que a la casa le va a venir fenomenal la renovación que ha comenzado. La colección fue preciosa y tan coherente! algo que en las colecciones españolas se echa bastante de menos.

Sinprisa dijo...

Tienes toda la razón. Continuar r con un negocio que funciona poniendo al frente a alguien consagrado es la opción más inteligente.
Otra cosa es que la gente suele ser bastante fiel a un diseñador porque le gusta ese estilo concreto, y no sé si habrá gustado a los "habituales de la marca", ya que es bastante diferente.

El vestido nude me parece precioso

nine dijo...

Totalmente de acuerdo, y quiero pensar que esa ruta tiene futuro en España, más allá de desfiles aburridos que son un deja vu o una colección de horrores