martes, 14 de febrero de 2012

 

Marc Jacobs ha decidido que si Karl Lagerfeld puede presentar colecciones horrorosas con puestas en escenas espectaculares el también.
Rachel Feinstein prepara un decorado digno de la versión para Broadway de Sleepy Hollow con el que vestir este despropósito que espantaría a la clienta más fanática de Desigual y que nos intentarán vender con referencias que pueden pasar por los peregrinos que bajaron del Mayflower a los looks de Eliza Doolittle antes de conocer a Henry Higgins, pasados por una lupa.