lunes, 18 de junio de 2012

Las calles de NY

Una de las mayores paradojas de la moda es la necesidad de las firmas de crear una imagen de marca dentro de la mente de los compradores y el público en general a través de un producto que por definición es cambiante cada temporada.


Salvo contadas excepciones y con piezas muy características como pueden ser el traje de tweed de Chanel o la gabardina de Burberry Prorsum, que son iconos ya de la marca y deben estar siempre presentes en las colecciones de esas firmas, en las demás el trabajo de crear un estilo propio y reconocible se debe hacer a través de las líneas, el patronaje, colores, estampados... que no solo deben identificarte sino que a la vez deben diferenciarte del trabajo que hacen los demás diseñadores y el que han hecho los diseñadores previamente. Y aunque esto sería lo más lógico, la realidad es que en algunas marcas el único elemento en común entre una colección y la siguiente es que ambas llevan la misma etiqueta, y todo esto independientemente de que hayan sido diseñadas o no por la misma persona, y resulta prácticamente imposible encontrar puntos en común o una continuidad.



Sería lógico que en las campañas de publicidad también se siguiese una evolución en el discurso ya que es para mucha gente su única aproximación a la marca al no estar pendientes temporada tras temporada de todas y cada una de las colecciones, pero desafortunadamente sucede le mismo que ocurre con la ropa. 
Por eso es de agradecer la unidad que está dando Givenchy a las fotografías promocionales de sus colecciones resort y prefall. En calles de Nueva York, al aire libre, en la que reconocemos las estaciones por la nieve o las mangas cortas de los espontáneos que pasaban justo por detrás de la modelo y que salen en la foto. En la que el movimiento lo da la señora de camiseta roja y leggins, un taxi o una señora con un carrito de un bebé.
En estos tiempos tan cambiantes, un poco de coherencia en un discurso siempre es de agradecer. Aunque solo sea en el de enseñar un vestido.

10 comentarios:

nuname dijo...

Que grande eres Diana! Mira que leo todos los días sobre esto... Mira que opino todos los días sobre esto... Mira que esto me interesa... me fascina... Pero tu capacidad explicativa en sintetización de la moda... Es la mejor que leo de todas, siempre teniendo en cuenta que tu discurso en opinión es más bien "didáctico", limpio y sin ataques. Un 12!

Alejandro Becé dijo...

Yo con Givenchy en general vivo enamorado. Me parece que es una firma que sabe hacer las cosas bien en todos los campos de la empresa.

Dovima con elefantes dijo...

La coherencia en el discurso está muy bien... otra cosa es su aplicación al mundo real. Poner esos trajes en la calle mediante una fotografía evidencia la falta de coherencia con el mundo real. Me pregunto qué diría Sontag de todo esto... ¡escalofriante! (en cualquier estación)

ANDYTOP dijo...

Yo creo que sí hay público para estos looks en la calle, pero desde luego en España no mucha, y es cierto que Givenchy tiene una continuidad coherente en su imagen.

Lucía Be dijo...

Givenchy hace bien las cosas, sus vestidos suelen ser una maravilla, y esas fotos son la imagen real de una pasarela que está en la calle, donde la modelo comparte plano con la señora con leggins de Primark que corre a coger un taxi. Me gusta el post ;) Por cierto, mucha risa le debe de dar a Margiela lo de H&M, a saber qué perpetrará el gigante sueco con su firma... Un beso

Richard dijo...

Cuando vi por primera vez estas campañas me encantaron justamente por todo lo que decís respécto a la coherencia y continuidad de las estaciones.

Lula P. dijo...

Sí, es de agradecer, aunque también podemos hacer una lectura facilona y decir que han querido sartorializar las fotos... como está hasta en la sopa, yo (después de los MMM para HM) ya me lo creo todo.

Lo que sí te digo una cosa... ahora mismo solo tengo dos necesidades: un cepillo francés y las botas de la segunda foto. A ver si voy a estar entrando en una etapa sadomaso!! qué putada!!

DollHouse dijo...

I went to Doll House to get my dress and they promised they would get it in. I was so upset when they didn’t come through for me so I went Sassy Boutique. They were able to get my dress within three 3 days. They had wonderful customer service and nothing was a problem for them. I really appreciated the effort they made to make my night memorable. i will never go to dollhouse again.

Jane Birkin de Bolsos y Carteras dijo...

Lo que me gusta es que se ve como va cayendo la noche,muy buenas.
Besos.

Silvia Rodríguez Rico dijo...

No sabría por cual decidirme, todos los looks son muy inspiradores. Tu blog nunca me decepciona ;) Besotes, wapa!

http://elcarmindesilvia.blogspot.com