miércoles, 18 de enero de 2012

Absolut 5 - DE LA WEB AL PAPEL


DE LA WEB AL PAPEL | ABSOLUT Mode Society
DE LA WEB AL PAPEL | ABSOLUT Mode Society
DE LA WEB AL PAPEL | ABSOLUT Mode Society
DE LA WEB AL PAPEL | ABSOLUT Mode Society
Cualquier persona a quien le guste la moda tiene entre sus favoritos style.com, la web que Condé Nast lanzó en el año 2000, y que es quizás el mejor archivo de imágenes (gratuito) de la moda en la última década.
Sus análisis de los desfiles y tendencias, el street style de Tommy Ton, su sección de fiestas, su blog o sus foros son un verdadero lujo pero por cuestión de formato pecaban de un defecto: la superficialidad. Y es que internet no es el mejor medio para profundizar sobre casi nada, y la moda no es una excepción.

Por eso nadie mejor que ellos para editar la revista que cualquier adicto de moda que vive las semanas internacionales a través de esta web, está deseando tener. El primer número, editado tan sólo tres semanas después de la finalización de los desfiles de París, es un repaso exhaustivo de la próxima temporada Primavera Verano 2012, en la que el espíritu de la web está presente tanto en los contenidos como en la maquetación pero con el valor añadido del análisis en profundidad por tan sólo 6.99$ (14.99$ si compras la revista desde España), completamente justificado por el tamaño de la revista, la calidad del papel y por supuesto de su contenido. En realidad, es muy barata.

Por supuesto, esta no es una publicación con vocación generalista ni mucho menos. Sabe perfectamente que su público es escaso y selecto, y como tal lo trata. Ofrece un producto que no existía en el mercado y que su miles de lectores en la versión online en todo el mundo deseaban: una revista que recoge lo que cualquier persona que se autodenomine “aficionado a la moda” debería saber, sin contenidos de relleno y siempre teniendo presente qué es lo más visitado de su web.
Y es que resulta curioso que una web dé el paso inverso al acostumbrado, en un momento en el que cada vez más periódicos y revistas abandonan la edición impresa por falta de recursos, conservando únicamente sus webs para no desaparecer del todo e intentar de este modo adaptarse a los nuevos modelos que surgen.